COMPARTIENDO HISTORIAS DE VIDA DE GRANDEZA HUMANA

Martha Llanos Zuloaga

Estuve en abril de este año 2023 por primera vez en Medellín y mis anfitriones fueron Luz Marina Restrepo de González y Gustavo González nos habíamos conocido como Meditadores del Instituto Heartwell de Massachusetts. Luz Marina es súper activa en el voluntariado del Hospital General y se ha desempeñado como Presidenta del Voluntariado del Hospital General. Fue una oportunidad muy especial el ser invitada para dar conferencias para no solo el Voluntariado del Hospital sino también logró congregar muchos grupos de otros voluntariados de salud y como siempre el número de mujeres fue enorme y con un interés muy especial.

Luz Marina y el Voluntariado con especial énfasis en la labor impresionante del llamado Costurero al cual nos referiremos más adelante.

HISTORIAS DE SOLIDARIDAD QUE PERDURAN

Luz Marina gentilmente nos comparte la historia del Voluntariado. Esta próximo el cumplimiento del 70 aniversario del Voluntaria que se inicia el histórico día 18 de Septiembre de 1956 cuando se reunieron en el salón de sesiones de la Clínica de Maternidad Luz Castro de Gutiérrez, la señora presidenta de dicha Clínica, Doña Luz Castro de Gutiérrez, la señorita Olga Luz Hoyos, experta en servicio social, la señorita María Eugenia Ángel , experta en pediatría, la señora Amelia Uribe de Uribe socia del Comité femenino de dicha clínica, un numeroso grupo de damas acudientes al servicio de Voluntarias y la suscrita secretaria Migdonia Barón.

El objetivo de esta reunión según indicara la Sra. Castro de Gutiérrez era el fundar el servicio de Voluntarias. Ella puso énfasis en la necesidad que tienen todas las instituciones de beneficencia de una generosa colaboración por parte de la sociedad, para borrar barreras entre humildes y necesitados y los que disponen de bienestar y de comodidades. Según testimonio de la Sra. Restrepo se recalcó en la satisfacción que reporta al ánimo el colaborar en los nobles postulados de la caridad. Consideró la enorme importancia del uso del tiempo y la necesidad de invertir parte de dicho tiempo en causas nobles y útiles que procuren la íntima satisfacción que da el hacer el bien. Especial énfasis fue puesto en las diversas posibilidades de ejercer una solidaridad y cooperación no solo siendo generoso en dádivas materiales, sino también en múltiples detalles y servicios para el bienestar de las personas. Entró luego explicar esos pequeños servicios y, finalmente concretar las obligaciones del servicio de voluntarias, resumiéndolas en los siguientes puntos.

  1. Ofrecer a voluntad algunas horas semanales de servicio en una de las actividades propias de esta clase de establecimiento.
  2. Asistir a la práctica de entrenamiento que al respecto se les dé.
  3. Responsabilizarse cada una de la labor que entre a ejercer, con toda la seriedad y exactitud que exige el cumplimiento de un deber.
  4. Hacerse inscribir, anotando nombre, hora y día en que puede prestar tal servicio.

A continuación, se procedió a atender a las solicitudes de inscripción de las damas presentes.

La señorita Olga Luz Hoyos compartió su experiencia y conocimiento de cómo funcionaban los voluntariados en Estados Unidos, haciendo hincapié en la responsabilidad que se requiere para cumplir con estas acciones y expuso ampliamente los diversos servicios que enfoca la organización tales como bañar un niño, ayudar a peinar una madre, idear un juego para grupo de convalecientes, proporcionarles medio de lectura o escritura de sus cartas, en sus comunicaciones telefónicos y en aquello con necesidad de adquirir y lograr resolver la situación.

Con las Voluntarias del Hospital y con Aleja Restrepo de la OMEP Antioquia

Habló de la conveniencia de tener un uniforme para no causar impresión a los enfermos por su recargo de adornos o herir susceptibilidades o hacer indebido contraste con el dolor y la pobreza, fuera de que el uniforme contribuiría a la protección de su propia salud, al despojarse de las ropas que estuvieron en contacto con los enfermos.

Asimismo, se refirió acerca de los estímulos que la organización concede a los afiliados, una medalla, insignia o distintivo especial por cada 200 horas de servicio. Finalmente les insinuó estudiar sus propias capacidades, estudios, carácter y aficiones para dedicarse a las labores que más avengan a su temperamento y capacidades.

Seguidamente las damas visitantes fueron invitadas a visitar las diversas dependencias de la Clínica con el fin de que se formaran un conocimiento más amplio y exacto de sus fines y servicios.

Siendo las 12 del día se dio por terminada la reunión. Firman 48 Asistentes en cabeza de la Señora Luz Castro de Gutiérrez y con esta Acta quedó fundado el Voluntariado de la Clínica de Maternidad Luz Castro de Gutiérrez que años más tarde cambió su razón social por Hospital General de Medellín Luz Castro de Gutiérrez. Labor que continúa a lo largo de más de 6 décadas.

(Notas basadas en el Libro de Oro 1956-2006)

Luz Marina Restrepo añade que actualmente el Voluntariado conserva el Diseño del Uniforme original con excepción de los zapatos que eran de tacón. El diseño lo trajo doña de Luz Castro de un viaje a EE.UU. donde observó los ganchos que sostenían el delantal eran los mismos que se utilizaban para ponerle el pañal a los bebes. En sus inicios del Hospital prestaba únicamente servicios de Maternidad, pero se amplió para ser un hospital de diversas especialidades.

Perú, 05 de diciembre de 2023.

Traductor