COMPARTIENDO HISTORIAS DE VIDA DE GRANDEZA HUMANA

Martha Llanos Zuloaga

Presentaremos a continuación un recuento histórico de cómo se gestó el Voluntariado de Neoplásicas y las historias de vida de algunas de sus Voluntarias. Esta historia sucinta la compartimos gracias a Eli Cisneros ex Presidenta, que nos brindó generosamente su tiempo para aproximarnos a conocer cómo se gestó el Voluntariado de Neoplásicas. En el año 1977 el INEN funcionaba en la av. Alfonso Ugarte, El Dr. Eduardo Cáceres Graziani sugiere a su esposa hacer una asociación de apoyo a la institución, así es como la Sra. Denisse de Cáceres, y la Sra. Violeta de la Flor, esposa del Dr. Jorge de la flor, tuvieron la iniciativa de formar un voluntariado con esposas de médicos, allí iniciamos nuestra labor, comenta Ely Cisneros.

El “Día de la Cancerología Peruana”, se celebra cada año el 16 de abril, para propiciar un acercamiento de la población a los sistemas de atención de pacientes con cáncer; y una reafirmación en el personal de salud e instituciones prestadoras de salud por su constante desarrollo en aspectos técnicos, científicos, sociales, éticos y humanos. En el año 2013 El Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) declaró como “Padre de la Oncología Peruana” al Dr. Eduardo Cáceres Graziani, ex director de esta institución, en mérito a su reconocida trayectoria y virtuosa labor como profesional y su visión para la creación del Voluntariado.

En el año 1978 se constituye la “Asociación de damas en apoyo al INEN – ADAINEN”, la Sra. De la Flor, invita a la Sra. Ely Cisneros a ser socia fundadora de la asociación. Ely nos indica “…Por esas épocas comenzamos haciendo pequeñas actividades para comprar ropa de cama, como era insuficiente pedíamos apoyo a nuestros contactos para que nos donen tela, frazadas, útiles de aseo personal, etc. Se inició el apoyo dentro de las instalaciones del hospital pero este era muy pequeño y en vez de apoyar, podíamos limitar las acciones del personal por falta de espacio.” En el año 1980 las señoras de la asociación comenzaron a solicitar apoyo con medicinas.

Ely Cisneros presidenta de ADAINEN periodo 2015 al 2021

En el año 1987 el Inen se muda a sus nuevas instalaciones ubicadas en la av. Angamos este surquillo, el hospital era mucho más grande y el entonces director Dr. Luis Pinillos Ashton sugiere formar un voluntariado para orientar y guiar a los pacientes. Así se constituye la asociación grupo de apoyo al INEN, la asociación a cargo de la Sra. Teresa de Pinillos comenzó a congregar a las esposas de médicos para fundar la asociación y nuevamente tienen la gentileza de invitarme a ser socia fundadora, lo cual acepté porque los objetivos se complementaban con los de Adainen que era un Grupo de trabajo voluntario al INEN, era la asociación que brindaba apoyo asistencial y orientación al paciente y entorno.

El ADAINEN, era la asociación que apoyaba al paciente con ropa, útiles de aseo personal, medicinas y a la gestión del Inen en lo que necesitara. Al asumir la Presidencia del ADAINEN, Ely Cisneros 1996 a 2001, propone y realiza una serie de proyectos para generar recursos que permitieran tener los medios económicos suficientes para apoyar a los pacientes y al INEN.

Donación del Electrocardiógrafo

En 1997 se realizó la primera Teleamor, actividad que permitió juntar mucho dinero, pudiéndose donar equipos de última tecnología para el hospital. Al trabajar directamente con los directores, les permitieron ingresar a las historias clínicas de los pacientes, era necesario indagar y hacer seguimiento a los pacientes que no regresaban luego de la primera consulta. Las razones eran de tipo económico y con los fondos generados por ADINEN se pudieron contratar una Trabajadora Social y hacer visitas a los hogares de los pacientes. Se consolidó el pago de las medicinas y tratamientos.

Donación de Marmita Basculante para Unidad de Nutrición

En el año 1998 el seguimiento realizado permitió identificar a un gran  porcentaje de pacientes provenientes de provincias, es así como se da inicio a la primera filial de voluntariado en Arequipa, el director del hospital Goyeneche comenta Ely “nos permitió colocar una mesa con un fax y una voluntaria, así  las pacientes que necesitaban tratamientos complementarios, nos enviaban sus datos desde Arequipa a las oficinas de Lima y con la autorización de la dirección del Inen coordinábamos las citas para que sus tratamientos sean continuados y salven sus vidas. Dejamos organizado ese voluntariado en Arequipa y regresábamos cada 3 meses para la supervisión.”

Año 1999 formamos el voluntariado en Piura.

En el año 2000 asistimos a congresos internacionales de voluntariado en Brighton y Atlanta, Santa Cruz dando a conocer nuestra labor. Con la representante de Ave en ese entonces Sra. Joan Mahón formamos CENAVOL – Centro nacional de voluntariados, al cual tuvieron la gentileza de invitarme como socia fundadora.

Año 2006 a iniciativa del director del INEN en esa época, se decide unir a las dos grandes asociaciones ADAINEN, que se encargaban de conseguir los fondos y grupo de trabajo voluntario en apoyo del INEN, quienes daban el apoyo asistencial al paciente y sus familiares, bajo el nombre de alianza de apoyo al INEN – ALINEN, en ese periodo conforme el consejo directivo hasta el 2008.

Año 2010 constituimos la filial del voluntariado en Trujillo.

Ely Cisneros es reelegida presidenta para periodo 2015 al 2021.

Ceremonia Semana Nacional de Lucha contra el Cáncer

Año 2015, el más importante proyecto en ese periodo fue la construcción del albergue para las pacientes que se atendían en el INEN y venían de provincias y no tenían donde hospedarse.

Año 2021, después de pandemia donde por razones de seguridad el voluntariado se paralizo todo el año 2020, fue cuando decidí aceptar la presidencia nuevamente para hacer una reingeniería del mismo, consiguiendo continuar con nuestra labor paralizada, empezando con 5 voluntarias llegando al final del período con cerca de 200 señoras que apoyan en el INEN.

Con respecto a su vida más personal Ely es muy reservada, pero nos comparte que “… Las circunstancias de la vida me llevaron a ser parte de la familia del INEN y considerarla como mi segunda casa, por ser esposa de un médico del INEN. Allí conocí otra realidad y tuve la oportunidad de aprender de excelentes profesionales, no sólo la parte médica si no la humana.

Desde que comencé en mis diferentes gestiones tuve el privilegio de trabajar directamente con cada uno de los Directores del INEN, con quienes podíamos concretar diferentes proyectos en beneficio de los pacientes.

Considero que en todos estos años (desde 1978 a la fecha) me hace feliz el pensar en que lo que haga beneficiará a quien realmente lo necesita.”

Compartiendo los milagros del cada día…

Jorge en Arequipa, “… cuando fuimos a formar el voluntariado de Arequipa, estábamos en el hospital y un señor se me acercó y me dijo cómo podía ayudar a su hijo que le habían cortado un brazo; porque le había dado cáncer. En esos años era muy común que, a los niños y los jóvenes les dieran cánceres a las extremidades y era necesario amputarles, ya sea el brazo o la pierna. El papá era carpintero y que a su hijo que le ayudaba en el trabajo le habían cortado el brazo derecho. Entonces acordamos encontrarnos en el hospital al día siguiente para conversar con el joven Jorge. Le dije, ah, tú eres del gran grupo de chicos que estaban así en el hospital, pero que todo tenía solución. Primero le dije que se le podía conseguir un brazo ortopédico no en ese momento, para que haga su vida normal y continuara apoyando a su papi. Jorge tenía 18 años; comenté maravilloso, puedes aprender a usar el otro brazo y así te vas a volver ambidiestro y tu cerebro va a funcionar en los dos lóbulos. Vas hacer el ejemplo de tus amigos y también vas a ayudarlos a que ellos sepan que el cáncer no es un tabú. Si todos creen que el cáncer es contagioso, pero no es contagioso y si todo está a tiempo, siempre va a tener solución. Yo voy a venir cada 3 meses a Arequipa y cada vez que venga te voy a buscar. Me van a ver acá y me vas a ir contando cómo vas. Creo que después de 3 visitas el papá se me acercó y me dijo, señora, mi hijo me está ayudando con el brazo izquierdo. De verdad que me dio una felicidad total, tratamos en lo posible con el voluntariado del equipo de comprarle una prótesis. Pero tenía que esperar que se desarrollase un poco. Pero fue un gran logro que Jorge descubrió un gran potencial utilizar su brazo izquierdo.”

En Piura a Sernaqué, le dio sarcoma a los huesos. Yo regresaba al voluntariado porque había estado de licencia 3 meses por unos problemas que tenía y pasaba por la puerta de administración y se me acerca una señora morena alta. Y me dice, señorita quisiera que me pueda ayudar, a mi hijo le van a cortar la pierna porque le han encontrado cáncer, pero solo tengo 40 soles y con eso me voy a regresar a Piura. Yo le dije, pero en Piura, no puede ver eso; (por eso es que se me prendió el foquito de ver cómo hacemos para ayudar a los piuranos); en Piura no hay hospital, no hay hospital nacional, o sea de essalud; pero tranquila vamos a ver, voy a encontrar un médico, que opera huesos y tumores mixtos, cuando veo a un médico de huesos y tumores mixtos que pasaba y subí las escaleras volando y le dije, ¿Puedes atender a un joven de Piura? Me ofreció atenderlo al dia siguiente y lo llamé muy tempranito al consultorio y le dije que no se olvidará de atenderlo.”

“El jueves siguiente que fui al hospital y la señora me esperaba en el mismo sitio a la salida de la puerta. Y nuevamente me dice. No hay solución, tiene que cortar la pierna y me cobran 400 soles y no tengo ya ni para comer. Yo estaba desesperada y en eso me comienzan a perifonear y me decían Elizabeth Cisneros, urgente al voluntariado. Fui volando y me dicen, esta señora te está buscando, entonces yo le digo sí, ¿a mí?; pero antes de este suceso yo había estado diciendo que necesitaba una prótesis urgente; entonces la señora me dijo; bueno esta parte si es muy privada; tengo 5,000 soles para donar; me encontraron un cáncer de mama a tiempo y en agradecimiento al doctor que me encontró este cáncer quiero donar 5,000 soles. Entonces yo le dije está usted en el momento preciso porque justo tengo este caso; le conté el caso de Sernaqué y no tenemos plata para comprarle la prótesis; a lo que ella me dijo, cómprala. Le voy a dar toda la historia para que le pague la operación y le haré los reportes de todos los gastos. Di todas las indicaciones y cuando estaba saliendo la señora me dice; ¿usted es Cisneros? Y le dije si yo soy Elizabeth Cisneros; ¿y que es usted del doctor Cisneros?; es mi esposo le dije; a lo que ella me contesto, él me detecto el cáncer y te juro Martha que fue para mí muy emocionante.”

Realmente muy emocionada conseguimos la prótesis; se trabajó en la preparación con los psicólogos y se pudo poner la prótesis luego de un año. Él fue a agradecer a la oficina, pero yo no estaba, una voluntaria me dijo; señora este joven nos ha hecho llorar de agradecimiento por lo que le hemos ayudado. Y así fue, pero todo esto era consecutivo, porque todos los jueves que la señora Sernaqué sabía que yo iba a estar para darle el apoyo externo la señora me esperaba en el mismo sitio, saliendo de la administración.” Testimonios de Elizabeth Cisneros.

Corolario

Entrevistar a Ely Cisneros me llevo a destacar la claridad de Visión necesaria para dar un sentido integrador en el tema de la salud especialmente cuando este se enfoca en las mujeres. Nos lleva su relato a identificar el valor del liderazgo femenino y el apoyo decidido para la búsqueda de recursos de todo tipo humano, económico, infraestructura, tecnológicos y otros.

Los testimonios de Ely Cisneros se enfocan en el proceso recorrido para cimentar el actual Voluntariado y los múltiples aprendizajes en la ruta hacia integrar y consolidar dos fuerzas claves, pilares básicos un voluntariado firme en la búsqueda de recursos materiales, infraestructura, albergue y otros y dándose la mano con el voluntariado dirigido a la parte de interacciones más psicosociales para ayudar a sobrellevar la enfermedad.

Me fue muy inspirador cuando Ely fundadora y dos veces en el cargo de Presidenta nos indica “en nuestra vida se abren determinadas puertas que nos enseñan el camino que de alguna manera debemos de seguir. Tuve diferentes caminos a seguir en mi vida, el destino me enraizó en el camino del apoyo social, que tomo fuerza cuando mi esposo (actualmente fallecido) ingreso a hacer la residencia en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN)”.

Perú, 05 de febrero de 2024.

Traductor